PERFIL DEL ALUMNADO

Perfil del alumnado

En consonancia con nuestro Proyecto Educativo Marco y Proyecto Provincial de Pastoral definimos el perfil que queremos que tengan nuestras alumnas y alumnos cuando terminan su etapa académica:

Persona feliz
  1. Una persona feliz, fruto de la integración de todas sus dimensiones y del desarrollo equilibrado de sus potencialidades físicas, psíquicas, intelectuales, afectivas y espirituales, que le permiten ir descubriendo, junto con sus virtudes y limitaciones, su propio camino vocacional.
Persona espiritual

Una persona que aprecia todo lo bueno que le rodea, que cultiva su vida interior y que conoce y estima la propuesta de Jesús de Nazaret, con capacidad y disponibilidad para optar libremente por ser su seguidora junto con otros.

Conciencia ciudadana

Una persona con conciencia ciudadana, enraizada en su País, capaz de convivir con los diferentes, de expresarse con respeto a través de los medios a su alcance, de cooperar con el bien común y de compartir lo que es y tiene.

Instruida y culta

Una persona respetuosa con la Naturaleza, que conoce y aplica el método científico para comprenderla, que utiliza de forma eficiente y sostenible los recursos materiales y las tecnologías disponibles, capaz de interpretar y codificar información, así como de producir conocimiento y comunicarse, a través de representaciones matemáticas y de las lenguas y códigos propios de su entorno vital y profesional.

Iniciativa e ingenio

Una persona perseverante y emprendedora, preparada para incorporarse a la sociedad de manera crítica y constructiva, dispuesta a seguir aprendiendo a lo largo de toda su vida, a pensar estratégicamente, a ejercer el liderazgo y a trabajar en equipo.

Espíritu creativo

Una persona creativa que aprecia el valor de todas las manifestaciones artísticas, simbólicas y culturales como propias de las comunidades humanas y es capaz de comprender y expresar ideas, sentimientos y emociones a través de alguna de ellas.

Virtuosa y con sentido de la justicia

Una persona sensible al sufrimiento de las demás y comprometida con las causas que ponen en el centro la dignidad de todas las personas, practicando la solidaridad, la justicia y la paz, esperanzada en el futuro y empeñada en el objetivo de transformar la realidad en aras de un Mundo más fraterno.